Amaneciendo

Uno nunca sabe por qué fueron primero los animales.

Se supone que primero han de ser los esbozos;

luego, la obra cumbre.

Tanto da.

Aunque Dios hiciese cien bocetos,

el hombre seguiría siendo una obra torcida.

 

La perfección no existe y es una suerte,

aunque a veces uno querría no tenerla.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: