Balanzas fiscales vs. maquillaje según libremercado

Ayer publiqué un artículo comentando las balanzas fiscales de Catalunya con el Estado español. Hoy, a través de twitter, @nuvolari78 me ha puesto sobre la pista de un artículo que refuta las razones esgrimidas por el conseller de economía. Y, recogiendo el guante lanzado, voy a efectuar un pequeño análisis de ambas posturas.

  1. Neutralización. Con esta palabra, libremercado afirma que más de 10000 millones de euros de los 16.543 publicados ‘desaparecerían’. Según he podido averiguar, este concepto parte del supuesto de un déficit igual a 0. Y todos sabemos que el déficit estatal de 2010 fue del 9,2%. Mis conocimientos sobre economía no son demasiados, lo admito desde aquí, pero si el Estado ha incurrido en déficit quiere decir que todos estamos en déficit. Y, para enjugarlo, habrá que desembolsar más dinero. Ese dinero sale de los bolsillos de las comunidades autónomas, y de Catalunya en mayor cantidad puesto que genera más riqueza.
  2. Imputación de impuestos a no catalanes. De aquí, se llevan otros 5000 millones de la lista. Y el ejemplo que dan es… en fin, juzgad vosotros: un comerciante de Mataró (provincia de Barcelona) que factura una cantidad a un particular de Oviedo. Según parece, el IVA que genera esta operación no cuenta. Esto es geografía pura: el comerciante de Mataró tributa fiscalmente en Catalunya, que es donde desarrolla su actividad. ¿Alguien me puede dar un buen motivo para no contar a este pobre hombre en la deuda catalana?
  3. Aun dándole la razón al artículo, hay un detalle sin importancia, y es que los números siguen siendo negativos para Catalunya, lo que quiere decir que seguimos poniendo dinero. La situación de base, pues, no cambia.
  4. El déficit Catalunya – UE, mientras Catalunya no sea un estado independiente, ha de imputarse al Estado, puesto que es el Estado quien solicita los famosos fondos de cohesión, quien los recibe y quien los gestiona. Por lo tanto, ¿a quién hay que reclamarle en este caso? Efectivamente…
  5. Sobre la imputación de gastos, únicamente hay que revisar los Presupuestos Generales del Estado y hacer números. Todo está perfilado, tanto los ingresos como los gastos. Y cada Comunidad Autónoma aparece, por lo que sólo hay que echarles un vistazo.
  6. En cuanto a los organismos públicos, la cuestión es bien sencilla: son organismos que dependen del Estado, ¿y quién ha de sufragar sus gastos? Pues el Estado.
  7. En cuanto a la balanza de la Seguridad Social, hay que decir que Catalunya se viene quejando desde hace ya varios años de que no existe un criterio justo a la hora de asignar recursos. Recordemos que la población catalana ha aumentado en 1,5 millones de personas en sólo quince años. Y los criterios de caja no han cambiado en ese tiempo, porque las competencias en materia de Sanidad están transferidas, pero los recursos siguen llegando desde fuera. Y así es imposible cuadrar las cuentas.
  8. En cuanto a las inversiones, un par de ejemplos solamente: la N-II, carretera del Estado que está a medio desdoblar, con una alta siniestralidad y parada desde hace años porque el Estado no quiere invertir un solo euro en ella. Por contraste, flamantes autopistas de peaje con origen en Madrid que discurren en paralelo a autovías gratuitas de iguales características. Resultado: cientos de millones de euros de deuda y un rescate que pagamos entre todos. A eso se le llama hacer las cosas con los pies.

Para finalizar, solamente tres apuntes: las balanzas fiscales publicadas en 2008 por el Instituto de Estudios Financieros, dependiente del BBVa, correspondientes a 2005, y que muestra que Catalunya es, tras Madrid, la comunidad autónoma con un saldo mayor en contra (es decir, la segunda que más dinero aporta).

El segundo apunte es el de las balanzas fiscales publicadas por el Estado en 2009, y que dejan muy claro, se use el método que se use, que Catalunya es una de las seis comunidades autónomas que aportan más dinero del que reciben. En concreto es la tercera con una mayor diferencia en este sentido.

El tercero, que los datos publicados esta semana por la Generalitat incluyen una tabla que se remonta a 1986 (para más detalles, también podéis verla aquí) y en la que, curiosamente, el saldo siempre es negativo y, salvo pequeños descensos, siempre va al alza.

Acabo este artículo con la misma reflexión que hice en el anterior: lo que más fastidia en Catalunya no es que pongamos más dinero sobre la mesa del que acabamos recibiendo, sino que se nos desprecie de la manera que hacen los estamentos políticos y algunos medios afines a ellos.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: