Barcelona World: No hemos aprendido nada de la burbuja inmobiliaria

No suelo hacer posts de urgencia como este. Pero estoy tan absolutamente alucinado con el conejo que se ha sacado de la chistera la Generalitat de Catalunya bajo la forma de Barcelona World, que no puedo esperar para hacer un análisis de urgencia.

La verdad es que las cifras iniciales son desde luego muy atrayentes: seis parques temáticos junto al ya construido de Port Aventura, con un total de 12000 habitaciones, seis casinos y más de 20000 puestos de trabajo directos. Goloso lo es, desde luego.

¿Por quê entonces las prisas y (lo avanzo ya en el título) la desconfianza? Porque uno de les promotores de la iniciativa es Enrique Bañuelos, fundador de Astroc, uno de les grandes ‘pelotazos’ de la época de la burbuja immobiliaria.

Ya hablé en un post anterior sobre la figura de Bañuelos (al igual que lo hago en mi libro El Milagro Español, del que extraje el contenido de ese post) y ha sido al escuchar ese nombre cuando han saltado todas mis alarmas. Como todo el mundo recordará, su fortuna proviene principalmente de operaciones urbanísticas altamente especulativas en los años dorados de la burbuja. Su salida a bolsa fue un cohete que se deshizo como la espuma. No contento con eso, probó suerte en Brasil, y las consecuencias fueron bastante similares (ascenso rápido y caída más o menos libre). Ahora, bajo el paraguas del grupo Veremonte, se alía con CaixaBank para pasarle la mano por la cara a Sheldon Adelson y su Eurovegas.

Y ahora viene la parte interesante: Veremonte ha adquirido unos terrenos que CaixaBank tenía en los aledaños de Port Aventura, lo que va a facilitar enormemente la construcción del complejo, puesto que la zona ya se encuentra urbanizada y junto a una atracción consolidada. Se alega, además, que a pesar de que las dimensiones finales, la inversión y la creación de puestos de trabajo serán menores que Eurovegas, estará finalizada mucho antes, lo que permitirá empezar a recuperar antes la inversión hecha.

Y ahora explico los gazapos. El primero es la figura de Bañuelos; la desconfianza que me inspira alguien que ha hecho fortuna aprovechándose de la figura del agente urbanizador sumo un dato que se explica como de pasada, y es que no va a correr con el grueso de la inversión. ¿Por qué, si es el dueño de los terrenos? Alguien tendría que explicarlo, pero se me ocurre que el señor Bañuelos aún vive en la época de las vacas gordas, aquellas que se compraban con dinero de los bancos (así estamos de rescatados).

El segundo tiene que ver con CaixaBank; desconozco la cifra que se habrán embolsado por vender esos terrenos, pero puedo apostar que es bastante alta. Y es muy probable que Veremonte haya pedido dinero prestado, lo que haría especialmente peligrosa la operación.

El tercero es la sospecha que albergan algunos comentaristas de salón (de los cuales hay uno en especial que me ha decepcionado; luego explico por qué) acerca de la oportunidad de esta venta. Viene esto a cuento por los famosos activos tóxicos de los bancos patrios, de los cuales estos terrenos podrían formar parte. Así, todos contentos: Bañuelos vuelve a Europa en olor de santidad, Madrid tiene Eurovegas y Catalunya tiene una alternativa con la que lamerse las heridas. Y CaixaBank se libra de una carga en sus balances.

Todos contentos.

¿Todos? Lo dudo bastante. Además de los comentarios vertidos en la red (entre otras cosas, el hashtag #barcelonaworld se ha convertido en trending topic mundial), existen multitud de voces que se han alzado contra este proyecto. No es ninguna novedad, porque gran parte de ellas, incluyendo la mía, ya se alzaron en contra de Eurovegas. Y los motivos son los mismos: el proyecto Barcelona World se sustenta sobre un modelo de negocio basado en la acumulación de ladrillo y en la generación de un turismo que quizá pueda ser de más calidad que el de botellón y balconing, pero que, en esencia, tiene poco valor añadido.

Además, las proyecciones de negocio son cuando menos discutibles. Afirmar que la zona va a recibir más de veinte mil puestos de trabajo directos supone ponerle la miel en los labios a miles de familias que ahora mismo carecen de ingresos y de perspectivas de obtenerlos, y que seguramente irían en procesión a acampar a las puertas de Port Aventura para conseguir uno de esos posibles-presuntos-futuros puestos de trabajo.

También es muy aventurado creer que, sólo en esta zona de Catalunya, vendrán cada año 10.000.000 de turistas. Esa cifra representa cerca de 2/3 de todo el turismo extranjero promedio de la región en los últimos cinco años (en torno a los 15 millones). Suena a cuento de la lechera.

No quiero dejar escapar el asunto de la financiación

Pero lo que me hace llegar casi al punto de la indignación pura es la campaña que ya ha empezado a levantar TV3 en torno a este proyecto. Podría también criticar la ceguera transitoria de los diarios grandes como La Vanguardia o El Periódico, otrora feroces críticos de personajes como Bañuelos, pero lo de la televisión pública es sangrante, porque Xavi Coral, el presentador del magacín de tarde de la cadena, se quejaba de que los comentarios eran más negativos que positivos. Muy bien aleccionado, sí señor; por momentos, me ha recordado a Urdaci y su CCOO.

Y aquí he sufrido la decepción que comentaba antes: la de Gonzalo Bernardos. Se le han visto todas las costuras porque, por encima de su sentido común, parecía querer abrirse paso, no sé si a regañadientes, una defensa de la operación, haciendo hincapié en los números y olvidando lo que ha dicho decenas de veces en radio, TV y prensa escrita sobre la burbuja. Decepcionante, lo repito.

Porque el modelo de parque temático (llamémoslo Eurovegas o Barcelona World, da igual) no es un modelo de futuro. Port Aventura, lo han dicho hoy en ese mismo programa, ha dado beneficios este año por primera vez. ¡Y lleva veinte años funcionando! ¿Cuándo veremos números negros en este órdago?

No es un modelo que genere valor añadido; algún tweet que corre por la nube recuerda que el capital riesgo no invertirá tanto dinero este año. Y el capital riesgo ayuda a empresas de todo tipo a generar valor: start-ups, biotecnológicas, etc. Crea tejido empresarial y valor añadido exportable que ayuda a capear la crisis; y se reparte por el territorio. ¿Lo hará el nuevo parque temático? Permitidme que lo dude absolutamente.

No es un modelo que permita salir de la crisis; aparte de la chufa en que se ha convertido llamar Barcelona World a un complejo situado en Tarragona (no creo que a los tarraconenses les haga la menor gracia), la actividad se va a concentrar en esa zona, lo que quizá esté muy bien para quien allí viva, pero no va a resultar balsámico para la catalanidad en su conjunto. Y muchos se sentirán decepcionados por no ver las migajas del pastel si se llegan a repartir.

No es un modelo que concuerde con la idea de Massachussets que da el president Mas. Más bien concuerda con la idea de cartón piedra de Camps y de Fabra, de Ciutat de les Arts multiendeudada y de aeropuertos sin vuelos. No habrá investigación, ni desarrollo, ni innovación. Todos sabemos cómo se construye por aquí; lo único que quizás me consuele (aunque poco, lo reconozco) es que, al ser una inversión ‘casera’, los equipos técnicos serán nacionales. Pero no deja de ser curioso que se cierren plantas de hospitales públicos y no se cubran las bajas de los profesores de primaria, y en cambio se pueda abrir las puertas del crédito para financiar obras faraónicas como ésta… que al final acabaremos pagando todos.

En resumen: aún no hemos salido de la crisis de la burbuja del ladrillo del 2007 y ya nos estamos metiendo en otra. Definitivamente, no aprendemos…

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

9 Responses

  1. JaviSub dice:

    Muy interesante tu visión de conjunto! Este lío de Barcelona World me toca la vena sensible, pues mis tíos y primos, así como grandes amigos, viven desde hace 23 años en una urbanización de chalets en medio de la zona destinada a este macro disparate. Sabes si pueden expropiar o recalificar? Conoces de antecedentes? miedo me da…
    gracias!

    • westroom dice:

      Pues lo desconozco, la verdad. Si son los propietarios del terreno, no deberían de temer. Y aun en ese caso, les habrían de indemnizar. Pero creo que aún es pronto para saber nada. De todas maneras, para más seguridad, pueden ir al ayuntamiento a hablar con el arquitecto municipal; es la mejor fuente de información para saber si están afectados, pero es poco probable que sepan algo todavía. Son procesos largos, y no creo que antes de un año se sepa nada fiable.
      Os recomiendo que habléis con el ayuntamiento. Todo lo demás os confundirá. Y si necesitas más información, no dudes es pedírmela.
      Un saludo.

  2. Adrián dice:

    Que alguien me explique lo siguiente:

    ¿Cómo una comunidad autónoma que acaba de pedir un rescate se atreve a decir que va a gastar cientos de millones de euros en una ciudad del juego?

    Vale que es dinero privado, pero el dinero del banco y las facilidades que les daría la administración es a costa de todos los contribuyentes, sean de donde sean.

    Mas cuando el resto las estamos pasando put…s, sobre todo los jóvenes.

    Me parece un insulto a la inteligencia humana.

    • westroom dice:

      Tienes toda la razón. Es incomprensible, pero es lo que se ha estado haciendo durante los últimos años a lo largp y ancho de España.
      Por eso el título del post; por eso la crítica, tanto a Barcelona World como a Eurovegas. Porque, en uno y otro caso, la apuesta que se hace es por el mismo modelo de negocio que nos ha llevado a la ruina. Y me entristece decir que volveremos a estamparnos contra el suelo.
      Ojalá me equivoque…

  3. Antonio (Mallas Gestión) dice:

    Primero darte las gracias por tu articulo, ya que es muy clarificador.
    Sólo veo algo positivo en esta historia, que de momento dejaran tranquilo el parque agrario de Baix Llobregat y las zonas “protegidas” del Remolar (hubíera sido un gran desastre hacere el Eurovegas allí). Digo de momento, porque ya que han pretendido “transformarlos” ahora, lo tendrán en mente para otra “idea”.
    Lo de la Generalitat no tiene nombre, se han pasado todo el verano, alabando el proyecto de Eurovegas y ahora dicen todo lo contrario, que si el proyecto no encajaba en Catalunya, que si los americanos pretendián cambiar el Aeropuerto del Prat de ubicación, que si querían cargarse el Campo del Espanyol, Pero de la noche a la mañana aparecen con el Proyecto Barcelona Word. No se entiende nada a no ser que te pongas a pensar muy mal. Dios, ¿que hemos hecho para merecernos a esta gente?

  4. Jesus dice:

    Greetings from Colorado! I’m bored to tears at work so I decided to browse your blog on my iphone during lunch break. I love the information you present here and can’t
    wait to take a look when I get home. I’m shocked at how quick your blog loaded on my mobile .. I’m not even using WIFI, just 3G .

    . Anyhow, superb site!

  5. I’ll immediately grab your rss feed as I can not to find your e-mail subscription hyperlink or newsletter service. Do you’ve any?
    Kindly permit me recognize in order that I may just subscribe.
    Thanks.

  6. Wonderful site. Plenty of useful information here.
    I’m sending it to several friends ans additionally sharing in delicious. And of course, thank you on your sweat!

  7. Great delivery. Great arguments. Keep up the amazing work.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: