Colisión

Tránsito en carreteras secundarias,
anchas, rectas, oscuras, silenciosas.
Apenas otra luz que la de los propios faros;
nada que escuchar salvo el silencio.
Nada que hablar excepto lo conocido.

Los viejos fantasmas deslumbran en la mediana,
atentos al menor descuido,
desorientando al hombre con ráfagas traidoras.
Todo es desconocido y familiar a un tiempo.
A cada curva, reduce por instinto para no colisionar.
A cada cruce, el pie en el freno,
mil ojos temerosos esperando el choque inminente,
el norte perdido a cada cambio de rasante.

Creyó haber dejado atrás el camino del desierto tras años sin brújula,
sin mapas, sin esperanzas,
tras haber rebasado la frontera del propio desánimo,
la de la desconfianza ajena.

Con la nariz rota y los huesos molidos,
el hombre recordó que los muros aún existen
y que chocar contra ellos duele.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: