Cómo escribir bien (2). Signos de puntuación

En el primer artículo de esta serie, hablaba de un ejemplo en el que un uso no adecuado de las comas puede conducir al desastre. Es, de hecho, lo más molesto en cualquier texto escrito, porque si está mal puntuado no hay quien lo entienda.

Es algo cada vez más común, por desgracia, en las tertulias de TV. En la parte inferior de la pantalla, suelen hacer un barrido de comentarios de redes sociales vinculados al tema que debaten en ese momento, y hay que hacer verdaderos malabarismos para entender algunos de ellos.

Vamos a dar unas cuantas pautas para mejorar esta cuestión.

Signos simples y dobles

Los más conocidos y utilizados son: el punto, la coma, el punto y coma, los dos puntos, los puntos suspensivos y el guión. Aparte de estos, que se denominan simples, están los dobles: signos de interrogación, de admiración, paréntesis, corchetes, guión largo y comillas. Todos ellos se usan para marcar, de diferentes maneras, las pausas que hacemos al hablar.

Los signos simples se escriben sin espacio antes, y con un espacio después. Si te olvidas de hacerlo, tu amigo Word te va a avisar subrayando la palabra, en verde en el primer caso y en rojo en el segundo. Los signos dobles se escriben sin espacios ni delante ni detrás, y en castellano Word suele avisar en verde cuando falta alguno de los dos que se tienen que poner – en idiomas como el catalán, el inglés o el francés, sólo se pone el signo de interrogación y de exclamación del final de la frase.

Uso del punto

El punto sirve para marcar la mayor pausa que hacemos al hablar. Por lo tanto, separa enunciados completos. Además, sirve para marcar las abreviaturas como Sr.; para separar las horas de los minutos cuando las escribimos en formato numérico; también sirve como separador de miles en números de más de tres cifras, excepto, y esto es importante, en los años escritos en números.

Uso de los dos puntos

Es una pausa más corta que el punto, pero más larga que la coma. Se usa en los encabezados de las cartas o emails; como presentación de citas literales de otros textos; cuando empezamos una enumeración de hechos, personas o de cualquier otro tipo; y en casos más raros, como el de unir frases que tienen una relación de causa-efecto.

Uso de los puntos suspensivos

Suelen usarse para dejar claro que una frase está inacabada por el motivo que sea. Este motivo puede ser dejarla sin terminar adrede, dando a entender lo que sigue; hacer una enumeración incompleta; remarcar pausas enfáticas que imitan el habla natural.

 

En el siguiente post, hablaremos sobre el uso del resto de signos de puntuación simples.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: