Dación en pago (2ª parte): quién puede acogerse a ella

En el anterior post hablé sobre la dación en pago, y expuse algunas de las características de esta opción como alternativa para aquellos que se han quedado sin recursos para pagar su hipoteca. Es un asunto sumamente polémico porque, en los tiempos actuales, mucha gente no puede hacer frente a las cuotas y se ve obligada a abandonar la vivienda, que se suele adjudicar el banco.

Pero aquí no se acaba el calvario. Como ya he comentado en otros posts, estos pisos suelen ser obra nueva o segunda mano compradas en plena burbuja inmobiliaria; han perdido valor, por tanto, y cuando el dueño es desahuciado no le basta con perder el piso, sino que la subasta del mismo no suele saldar la deuda.

Es por ello que ha cobrado fuerza la petición de diversos colectivos de afectados que piden que se pueda saldar la deuda entregando las llaves del banco. Y, en las últimas semanas, concretamente el 2 de abril de 2012, el gobierno popular aprobó un código de buenas prácticas que prevé la dación en pago bajo algunos supuestos. Los resumo aquí:

  • La cuota hipotecaria ha de exceder del 60% de los ingresos de la unidad familiar.
  • Todos los miembros de la unidad familiar han de estar en paro.
  • Debe ser la vivienda habitual y la única propiedad del afectado.
  • Su valor no podrá exceder de: 200.000 euros en las ciudades de más de un millón de habitantes; 180.000 en las de más de 500.000 habitantes o integradas en áreas metropolitanas de municipios de más de 1.000.000 habitantes; ni 120.000 euros en las poblaciones de menos de 100.000.

Este código, en principio, es voluntario para los bancos y cajas, pero la mayoría de ellos se han adherido, lo que lo convierte en vinculante y de obligado cumplimiento.

Dicha adhesión comporta una serie de garantías adicionales que pueden aplicarse en determinados casos. Por ejemplo:

  • Ampliar a 4 años el período de carencia o a 40 el de hipoteca.
  • Limitar a un 2,5% los intereses de mora añadidos a los pactados en el momento de la compra.
  • Rebajar el diferencial sobre el Euribor hasta a un 0,25%.
  • Ofrecer una quita si nada de lo anterior funciona.
  • El deudor puede solicitar por su parte una quita, y no está obligado a aceptar ninguna reestructuración que le obligue a pagar más de un 60% de sus ingresos.
  • Como última opción, el deudor puede entregar la vivienda y vivir durante dos años prorrogables pagando un alquiler de hasta el 2% de la deuda pendiente.

El espejismo de la dación en pago, como vemos, puede convertirse en un oasis para determinados casos, aunque quizá sean demasiado pocos en su conjunto. Y hay que excluir de la lista las viviendas que ya se encuentren en ejecución, por lo que la buena noticia es muy relativa.

Existe un ‘pero’ adicional para esta fórmula, y viene justamente de aquellos que gentilmente se ofrecieron a apoyarnos en la aventura de conseguir hipoteca: los avalistas.

¿Por qué suponen un problema? Pues porque las condiciones para acogerse a la nueva fórmula se hacen extensibles al avalista, una figura que aparece en el 95% de las hipotecas suscritas en los últimos años. El código aprobado por el gobierno establece que el avalista o avalistas han de hallarse en la misma situación que he descrito antes. En caso de que no sea así, no hay nada que hacer. Aunque, si he de ser sincero, no sé si considerar una buena noticia que el avalista esté tan jodido como el hipotecado.

Buena o mala, lo cierto es que ahora existe una pequeña posibilidad para algunos damnificados por la crisis. Veremos en qué influye.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

1 Response

  1. 07/02/2013

    […] del proceso, las pegas que suelen poner los bancos para aceptar una dación en pago y las maneras de lograrlo a pesar de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: