El banco malo ataca de nuevo

… sí, señores. Llevábamos días pendientes de Bárcenas, ERE’s andaluces, ITV’s catalanas y demás corruptelas, y de pronto aparece la Sareb presentando en sociedad su cartera de activos ordenada y lista para la venta. ¿Y qué tenemos? Vamos a ver:

  • 50.000 millones de euros en activos de todo tipo
  • 107.000 activos inmobiliarios y 90.500 préstamos. Cerca de 200.000 en total.
  • Casi 15.000 parcelas sin edificar en toda España.
  • Bankia es el gran  ‘suministrador’ de la Sareb. Acumula casi la mitad de activos, tanto en número como en valor global.

La propia presentación de este paquete especifica que la Sareb es una sociedad liquidadora; es decir, su único cometido es vender todos estos activos (que ha comprado antes con unos descuentos salvajes que van del 30 al 80 por ciento) y sacar el máximo rendimiento posible. Un rendimiento previsto del 15% en los 15 años previstos para esta tarea y que, por lo visto, no es suficiente para los fondos de inversión, que buscan números del 25%.

Angelitos…

Barriendo la casa

¿Y cómo van a sacarse de encima todo esto? Tienen previsto vender un 44 por ciento en los próximos cinco años (unas 45.000 viviendas), empezando, lógicamente, con los más rentables. La idea es seguir luego con las promociones a medio terminar, en las que es de prever que se invierta el dinero ganado con las anteriores.

Para ello, empezarán en los próximos dos años con la vivienda terminada y la de segunda mano en zonas urbanas, la de más fácil salida, para generar ingresos con los que sostener el esfuerzo de vender el resto.

Lo más sorprendente es lo que explico a continuación: los directivos de Sareb se plantean meter la piqueta en aquellas promociones a medio terminar que se revelen claramente deficitarias. Haciendo cuentas, prevén que acabarlas puede llevar unos 900 euros por metro cuadrado, y hay casos en los que no les salen las misas.

El camino del exceso

Con esto, ya están admitiendo algo que todos sabemos: que España ha construido demasiado, sin planificación, sin rigor y sin medir las consecuencias. El resultado es un parque de viviendas de 25 millones en todo el territorio nacional, del que se calcula que entre 2 y 3 millones están vacías (hay incluso quien afirma que pueden ser más). No estoy seguro de que realmente se atrevan a derribar lo invendible, pero cosas más difíciles se ven todos los días, y quizá sea lo mejor, aunque con esto no hacemos sino incrementar el agujero económico nacional.

Que no es pequeño…

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: