El reloj

Vivía obsesionado con el reloj de pared de su padre.

Estaba convencido que, si el reloj se paraba, su corazón haría lo mismo.

Un día, el reloj se paró durante dos minutos y luego volvió a ponerse en marcha.

Su dueño nunca llegó a verlo.

 

 

 

Pedro Torres

PEDRO TORRES

Escritor especializado en microrrelatos e historias de pequeño formato.

Colabora en Kenaria en las secciones “Microrrelatos” y “La herida vertical”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: