El Rey del Somorrostro. 8. Gato encerrado.

─ ¿Otra vez nos han entrado? ─ oyó Pep a su espalda.
─ Otra vez, Marcel ─ respondió él, reconociendo la voz que había hecho la pregunta─. Ya veo que has llegado.
─ Sí, pero no creas que Antonio me lo pone fácil. ¿Cuándo le enseñarás a desencofrar sin tirar los tablones por medio barrio? Menos mal que las redes aguantan; si no, me hubiera aplastado con uno.
─ Ya se lo he dicho dos veces hoy.
─ Pues le voy a dar una semanita de descanso, a ver si así hace algo más de caso.
─ No creo que sirva de mucho. Más o menos como cerrar la caseta de obra.
─ Ya veo, ya. ¿Le has dado sobre los Carmona este mes? Todavía nos saldrá cara la broma…
─ Vino el hijo mayor antes de ayer. Y no me dijo nada cuando le di el sobre.
─ Ya te lo dirá cuando venga con las herramientas para que se las vuelvas a comprar. No será la primera vez…
─ Ellos no han sido, Marcel. Estoy aquí todo el día, y si no estoy yo está Antonio, y todavía no ha venido nadie dando razón de lo que se llevaron hace dos semanas. Y con lo de esta vez vamos por el mismo camino.
─ Ya sabes cómo es esta gente, Pep. Te dicen que sí por delante, pero por detrás te la meten doblada.
─ Que no, Marcel, que no. ¡Si pagamos por el cartel precisamente para evitarlo!
─ Pues no nos sirve de mucho, qué quieres que te diga.
─ Lo sé, pero los Carmona no pueden ser, porque los pagamos y los pagamos bien. Y otro clan no creo que sea porque el cartel está bien a la vista y los gitanos no se pisan el territorio. No, Marcel, el que hace esto no busca hacer negocio robando.

firma-blog-lobo-lopez

LOBO LÓPEZ

Escritor. Su proyecto más ambicioso, que comparte con los lectores del blog de kenaria.com, es #ElReyDelSomorrostro, una novela sobre la burbuja inmobiliaria de principios del siglo XXI.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: