Escritores en venta (1): lo sentimos, el marketing también es necesario para escribir

Cuando era jovencito, pocas cosas me horrorizaban tanto como la palabra vender. Y es que los tímidos como yo sentimos verdadero pavor ante la sola idea de vernos obligados al trato con la gente y la negociación para conseguir que te compren algo. Cuando empecé mi andadura como escritor hace un par de años, pensé que sólo por tener un contrato con un sello editorial ya lo tenía todo hecho y no tenía que preocuparme de nada más que escribir, dar el visto bueno a la portada y sentarme en un tenderete a firmar libros. Craso error.

El escritor no es sólo un contador de historias más o menos interesantes. Es una empresa que lleva a cuestas, porque él mismo es su modelo de negocio. De hecho, ese modelo empieza incluso antes de que el libro se ponga en circulación, porque las editoriales reciben cada semana decenas (a veces cientos) de textos que quieren convertirse en ‘el libro del año’. Y quizá alguno lo sea, pero cuando tienes una montaña de textos que no hace más que crecer, al final acabas mirando de mala gana unas pocas páginas, y muchas veces ni siquiera eso. Al final, acabamos siendo ese molesto spam que la gente elimina sin siquiera mirárselo, porque está en la misma cola que otros diez o quince.
Suponiendo que hayas pasado ese primer filtro y consigas publicar, tienes que hacerte oír entre miles y miles de novedades que salen cada año. Es como querer encontrar la punta de una aguja en una hilera de pajares. Por eso, es más que vital que tengas una estrategia de promoción para ese libro que tanto esfuerzo te ha costado escribir. Porque, si no lo haces, pasará de largo y no sólo habrás perdido el tiempo, sino las ilusiones.
Muchas de las estrategias que explicaré en este artículo y en los que siguen se pueden aplicar a casi todos los sectores de actividad, pero son especialmente importantes aquí porque el escritor suele ser un lobo solitario al que nadie ha explicado lo que reza el título, que el marketing también es necesario para escribir. Y nadie mejor que uno mismo para hacerlo.
Parto de la base que ya has decidido qué clase de literatura quieres hacer y cuál va a ser tu lector tipo (sobre esto hablaré en siguientes posts, no te preocupes). Partiendo de ahí y del texto acabado, necesitas invertir parte de tu tiempo en todos estos puntos:
  1. Una propuesta editorial que condense tu obra en un máximo de veinte páginas y le permita al futuro editor hacerse una idea de tu trabajo sin tener que leerse el libro entero.
  2. Una lista de librerías de cabecera de tu entorno más cercano (hasta un máximo de treinta kilómetros de distancia) a las que dirigirte para convencerles de tener tu libro en sus estanterías y, muy importante, ofrecerles una presentación.
  3. Al hilo de esto, preparar una buena presentación con la que interesar e intrigar a las personas que acudan con un objetivo muy claro: que compren tu libro.
  4. He hablado de librerías, pero no descartes las bibliotecas. Quizá no hagas tanto negocio, pero tienen una base de usuarios muy estable y siempre organizan actividades. Aunque sea por pura curiosidad, muchos vendrán y quizá alguno, si tu presentación es lo bastante buena, quede convencido y te compre.
  5. Internet es un gran aliado si sabes cómo usarlo. Yo conseguí publicar mi primer libro gracias a artículos como este, en los que compartía extractos de lo que estaba haciendo, y que leyó la editorial que después confió en mí. El resultado: unas estimables ventas de más de trescientos ejemplares, que para un novato no está mal.
  6. Hay dos grandes puntales de tu promoción web: tu blog, del que te acabo de hablar, y twitter. Raimon Samsó, quien me animó a hacer realidad el deseo de convertirme en escritor, me recomendó especialmente que potenciara esa red social en detrimento de facebook. No desdeñes tampoco linkedin (de hecho, fue a través de esa red como logré el contacto para publicar mi primer libro).

Cada uno de estos puntos va a merecer un post propio en días posteriores, pero quiero que lo tengas muy presente porque, por más esfuerzos que haga tu editorial por promocionar tu libro (no en vano, son ellos los que adelantan el dinero para imprimirlo), nadie mejor que tú conoce tu entorno, y es ahí donde tienes que llevar la voz cantante.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: