La casa de la muerte imprevisible

Le robaría las horas al odio
para volver a vivirlas con avidez desconocida.
Los siglos que envejecí en apenas un soplo
siquiera aclararon mi vista.

Perdí la medida de mis sentidos
bajo el agrio influjo de tu carnaza.
Le robaría la hiel a mi propio sino
si el odio no me aguase el alma.

Quiero pintar tus dunas en mi techo
hasta que tu recuerdo se me vuelva humo
entre las manos. Verte, sí, en sueños,
y despertar para volver al mundo.

Hace tiempo que intento borrarte
de la casa de la muerte imprevisible,
que se instaló en mi humanidad sangrante
no para curarme, sí para herirme.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: