Las casas Mecano entran en juego

Artículo publicado en El Mundo, 10/12/2010 – Ana Isabel Jerónimo

Un nuevo sistema de edificación pide paso. Los tornillos y los módulos pretenden tomar el relevo

del ladrillo y el cemento. La construcción mecano, que permite levantar inmuebles desmontables de una forma más económica y eficaz, ya es una realidad. La empresa que la promueve ha desarrollado esta innovadora fórmula, también bautizada como Superslim, en su base de operaciones, un edificio mixto de 340 metros cuadrados, residencial y terciario, en Torrejón del Rey (Guadalajara).

El inmueble consta de dos alturas y ha sido diseñado por el arquitecto Santiago Cirugeda. El innovador sistema surgió a raíz de la necesidad de RMD Kwikform –compañía de material de construcción– de crear un espacio de oficinas y vivienda. Entre las ventajas de la revolucionaria edificación destacan la de no precisar permiso de obra y la de facilitar la ampliación de cualquier casa,  tanto hecha con este sistema como con el tradicional.

«Al estar anclado al suelo por tornillos y patas de acero, no necesita licencia de construcción », afirma Christian Herradura, jefe de obra. Aunque, sin duda, en su opinión, el mayor atractivo de la edificación mecano reside en su modulación. «Se trata de una casa por piezas que puede ir creciendo en función de las necesidades de su propietario y, por qué no, del presupuesto que vaya disponiendo».

Otro de los puntos a favor de este nuevo sistema de construcción es la singularidad de cada casa. «Pretendemos hacer edificios peculiares y cada uno con un estilo propio a diferencia de las viviendas prefabricadas, donde los modelos a elegir están cerrados y son limitados. El cliente puede hacerse su hogar a medida tanto interior como exteriormente », señala Herradura.

Además, estos inmuebles están aislados térmica y acústicamente. Una pared de 11 centímetros de grosor, conformada por poliuretano con chapa de

acero a ambos lados, lana de roca y el pladur lo blindan del exterior. Al mismo tiempo, con un panel de sándwich de acero con base también de poliuretano se consigue cerrar los habitáculos y protegerlos del frío y del calor. Sus materiales, además, están garantizados 25 años.

El precio y su corto plazo de montaje representan dos ganchos más de estas casas con respecto a las convencionales. Además del ahorro que conlleva no necesitar licencia de obra, se pueden adquirir desde los 800 euros el metro cuadrado. En cuanto al periodo de instalación, el mejor ejemplo es el edificio base de operaciones de RMD Kwikform, que se monta en apenas tres meses. Según especifica Herradura, «una casa de 50 metros cuadrados, cuyo valor rondaría los 40.000 euros, estaría lista en un solo mes».

Mirando al futuro, el responsable de la compañía apunta que ya tienen cerrados seis o siete proyectos residenciales y varios presupuestos. Prevé que poco a poco la edificación mecano gane terreno a la actual construcción residencial. Herradura destaca también otros proyectos modelo Superslim ya finalizados como el aulario adosado en el Museo de Arte Contemporáneo en Castellón o una vivienda modular para exponer en la feria Construmat. «Muy posiblemente este tipo de inmueble se pondrá de moda. Tienen ventajas que no poseen las viviendas convencionales», concluye Herradura.

 

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: