Palabras (no) manipuladas: crédito

Cuando utilizo el título de este post, generalmente es para mostrar palabras que, de alguna manera, verán modificada su definición. Sin embargo, esta vez no voy a hacerlo. Y es que la definición es, en sí misma, todo un ejemplo.

En efecto, la primera acepción de la palabra crédito es cantidad de dinero, o cosa equivalente, que alguien debe a una persona o entidad, y que el acreedor tiene derecho de exigir y cobrar. Y me viene al pelo para explicar algunas cosas con respecto a la situación actual, y a los escalofríos que me corren la espalda cada vez que alguien pide más crédito.

  1. Lo primero que hemos de notar es que el crédito es algo que se debe, o lo que es lo mismo, algo que hemos pedido prestado a otra persona o entidad con una serie de condiciones destinadas a devolver ese algo. Las condiciones pueden ser tan variadas como se quiera, pero por lo general incluyen una compensación adicional, es decir: lo que devolvemos siempre será más que lo que recibimos.
  2. Lo segundo es el concepto de acreedor, y la RAE lo define con meridiana claridad de tres maneras, pero en todas aparecen los conceptos de derechoobtención. Dicho en lenguaje llano, un acreedor es alguien que puede pedir que se le dé algo porque antes se lo ha ganado.
  3. Lo tercer es el derecho. Por si no quedase claro con la palabra anterior, la definición lo recalca incluyendo esta palabra de manera explícita.
  4. Lo cuarto es la exigencia del cobro. Para cerrar el círculo, da al acreedor la potestad de exigir, que es mucho más agresivo que pedir, y por supuesto que rogar. Da una capacidad ejecutiva enorme.

El resumen que hago es claro: hablar de crédito supone pedir que se nos dé un dinero que luego vamos a tener que devolver sí o sí, porque quien nos lo ha prestado tiene todo el derecho a que se le devuelva. Si esto lo trasladamos a la economía nacional, esto supone tener que pedir dinero prestado para pagar las cosas más necesarias sabiendo que más pronto o más tarde lo tendremos que devolver con intereses. Y eso me lleva a explicar un poco más en profundidad lo que es la prima de riesgo a mi estilo: con ejemplos.

Pero eso será en el artículo de mañana

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: