Por qué terminar la Sagrada Família

Cuando se consagró el templo de la Sagrada Família como basílica, muchos fueron los que pusieron el grito en el cielo al ver las imágenes y, oh sorpresa, encontrar con que lo que se había construido no cuadraba con lo que, según ellos, era el espíritu gaudiniano.

No es una polémica nueva; de hecho, desde que tengo uso de razón oigo comentarios similares de mucha gente que piensa que el estilo y la memoria son inmutables, y que por siglos que pasen la manera de hacer de un determinado artista ha de permanecer inalterable así se hunda el mundo.

En el caso concreto de la Sagrada Familia, no faltaron voces que criticaron la desnudez interior, la falta de elementos que remitiesen a la iconografía cristiana, la poca calidad de los que se veían, que no hubiese suficientes vidrieras policromadas… Esto se suma a las numerosísimas voces que criticaron (y aún critican) el retablo escultórico de Subirachs en la fachada de la Passió.

No seré yo quien defienda ni rebata esas tesis; tengo mis propias teorías al respecto y mis propios reparos en algunas cuestiones, pero este post tiene otros motivos. Esta misma semana estuve por enésima vez en el templo, acompañando a mi madre, quien no lo había visitado en 20 años. Hubiésemos querido que también mi padre la viese acabada, pero por desgracia eso ya no será posible; no dudo que de todas maneras lo habrá disfrutado donde quiera que esté ahora…

A lo que vamos; aparte de volver a disfrutar con el concepto gaudiniano de bosque, plenamente conseguido en lo que finalmente se ha construido, hasta el punto de que mi madre, que no entiende de estas cosas, me lo dijo sin que yo hiciese la menor mención, encontré en el museo que hay debajo del templo una serie de maquetas que quiero compartir en este humilde foro. Para quien quiera verlas, están casi al final del pasillo principal, a mano derecha, y a fe que la última vez que estuve hace año y medio no estaban. De hecho, los carteles explicativos dicen que son de principios del año 2010, por lo que lo más probable es que su implantación en el espacio museístico sea bastante reciente, porque no recuerdo haberlas visto entonces.

Estas maquetas, según se explica en el mismo museo, se han elaborado a partir de modelos originales de Antoni Gaudí, y en el proceso han participado varias universidades, lo que da buena cuenta de su importancia. Empezaré mostrando la que recrea la construcción final:

Sagrada Familia - Nave finalmente construidaSublime, ¿no? Aquí puede verse el concepto de bosque y las columnas ramificadas como árboles; en los nudos, hay espacio para las imágenes (esas que parecen de plástico todo a cien). La leyenda inferior especifica que es una nave hiperbólica recreada en 2011 a partir de modelos originales de Gaudí entre 1918 y 1926.

Interesante… pero veamos ahora esta otra maqueta situada justo al lado, a la derecha más exactamente.

Sagrada Familia - Nave parabólicaSe aprecia el cambio, ¿no? Esta nave está denominada como parabólica, y según se cita en la placa es una recreación de 2010 sobre modelos originales de Gaudí fechados entre 1913 y 1915. Diferencias más apreciables: sólo la nave central tiene una parábola definida, la primera ramificación de las columnas carece de nudos (además de que todas ellas están unidas por un paso elevado) y el tejado es a dos aguas. No hay apenas vestigios de las formas gaudinianas.

No se parece demasiado a lo que todos podemos ver hoy, ¿verdad? Pues vayamos un poco más hacia la derecha y veamos esta otra maqueta:

Sagrada Familia - Nave neogótica (primera versión)Si les dijese que esta es la primera versión del templo, ¿alguien me creería? Pues es rigurosamente cierto. Esta maqueta también es de 2010, y recrea los modelos originales fechados entre 1900 y 1913. Se la denomina nave neogótica. Puede verse que, excepto la nave central, que se ramifica en una parábola en su parte superior, el resto es neogótico. Vertical. Incluso con arcos ojivales en las naves laterales, y algún toque levemente arabizante en el inicio de la parábola de la nave central.

Ya no hablamos de los pasos elevados, totalmente neogóticos, ni del tejado, que por supuesto es a dos aguas.

Me permito una última imagen, la de las tres maquetas juntas:

Sagrada Familia - Comparación entre las tres navesDe derecha a izquierda, las tres fases por las que pasó el templo. La neogótica, entre 1900 y 1913; la parabólica, entre 1913 y 1915, y la hiperbólica, entre 1918 y 1926 y finalmente construida. Se puede ver, aparte de todas las diferencias que ya he comentado, que la altura aumenta en cada paso, y que disminuyen los elementos que Gaudí no consideraba esenciales.

Ante esta evidencia, yo me pregunto: ¿quién puede defender, desde cualquier forma de purismo, una estética plenamente gaudiniana si el propio maestro no lo hizo? Estas maquetas muestran que, como mínimo, el templo sufrió DOS modificaciones a lo largo de los años, y ambas instigadas por su creador, conocido entre otras cosas por su irascibilidad cuando no podía hacer las cosas a su criterio.

Pensemos otra cosa: desde que Gaudí murió, han pasado ya 86 años; mucha gente no vive tanto tiempo, pero es que, aunque así fuese, nadie piensa igual al paso de todos esos años. Y, si conocemos al menos tres versiones de un mismo proyecto realizadas en un plazo de 26 años, ¿quién es capaz de afirmar, a la luz de lo que aquí se ve, que Gaudí haría las cosas como los demás suponemos que debería hacerlas?

Yo no tengo argumentos para decirlo. Por eso creo, como reza el título de este post, que la Sagrada Familia tiene que acabarse. Porque lo que cuenta es respetar los conceptos principales que Gaudí dejó atados; si él mismo variaba toda la sección para acomodarla mejor a sus ideas, ¿para qué polemizar?

Espero vuestros comentarios

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

4 Responses

  1. Alberto Alegret Burgués dice:

    Hola me gusta el razonamiento que haces. Siempre es y será discutible. Las catedrales tardaron siglos en hacerse, y cambiaron de estilo. De hecho, el problema es que no está el autor. Pero sí tiene propietario. Además, el Templo, hoy Basílica, resulta una obra de valor colectivo. És parte del Patrimonio común de todos. Pero sin el autor, …alguien debe sustituirlo. Eso genera críticas de las clases “cultas”, de los que tienen condiciones para opinar. es inevitable.

    En nuestra concepción elitista de la arquitectura sólo solemos considerar las razones “expertas”. Es un criterio decimonónico. Hoy en día, en las sociedades democráticas y con economía de mercado, la gente de la calle es la que con su asistencia acredita la voluntad popular. EL PATRIMONIO CULTURAL QUE CADA GENERACIÓN NO UTILIZA, ACABA MURIENDO, poco a poco.

    Saludos

    • westroom dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Albert. Realmente es así: el público de la calle tiene tanto criterio como el experto, y a veces más, porque carece de los condicionantes de los eruditos. No se puede por tanto desdeñar porque sí.
      Me ha encantado sobre todo tu afirmación final. El patrimonio cultural que no se utiliza, muere. Protejamos pues el que tenemos.

  2. PMdF dice:

    Estaba pensando lo que Alberto escribió en el otro comentario.
    Es un denominador común en todas las grandes obras que el modelo vaya cambiando según cada circunstancias, imaginemos hoy como afectará la situacióneconómica a lo que es estrictamente ornamental!.
    Cada vez que he escuchado si el templo se debe acabar o no me surge la misma cuestion…todas las catedrales emblemáticas se han (habrán?) acabado en mas de una generación…

    Con respecto a lo que expone “westroom” creo que ese pensamiento “erudito” de la arquitectura es el que nos ha enfrentado al “público de la calle” , el no saber escuchar, nuestro ego y la arrogancia nos ha distanciado del buen hacer y nos ha enfrentado al usuario final, que en definitiva es nuestro cliente.

  3. Randoo dice:

    es horrenda…. yo no la acabaría!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: