Renovarse o morir. Ideas para arquitectos en crisis

En el artículo de ayer, hablé sobre la cada vez mas crítica situación del colectivo de arquitectos en España. Un gremio que ha pasado en sólo cinco años del glamour y las candilejas a las catacumbas.

Muchos despachos que hervían de proyectos hace apenas un lustro han cerrado o reducido drásticamente el personal a su cargo, y los que aún sobreviven han de disputarse los pocos encargos que los clientes se atreven a hacer. Cada vez se mira con mejores ojos la llamada internacionalización, que en realidad es el mismo esquema de trabajo de la década anterior, pero manteniendo la estructura en España y colaborando de diferentes maneras con técnicos en los países de destino.

Existen numerosas iniciativas llevadas desde los Colegios de Arquitectos en las que se busca tender puentes laborales con mercados emergentes o, cuando menos, no contaminados por la burbuja inmobiliaria, en especial el norte de África, Latinoamérica y el sudeste asiático.

En estos países, hay muchas cosas por hacer; tantas como podía uno encontrarse en la España de los años 60 o aun en los 70. La calidad de la formación multidisciplinar de los arquitectos españoles hace que sea más que factible su incorporación a estos mercados, ya sea como arquitectos, Project manager, gestores en general, supervisores de costes, asesores inmobiliarios…

¿Y en España? Pues, precisamente por esta preparación, podemos dedicarnos a muchas otras cosas aparte de a proyectar viviendas. Yo mismo soy el ejemplo vivo, puesto que esta serie de artículos forma parte  de un libro publicado a mediados de mayo.

Pero hay más posibilidades. Desgranaré aquí las más factibles para el arquitecto individual, y en el artículo de mañana hablaré sobre algunas ideas para los pequeños despachos.

Rehabilitación. El parque de viviendas de segunda mano es enorme, y en una época de estrecheces como esta es más fácil acomodar lo que uno tiene que gastarse una fortuna en algo nuevo, no sólo en lo que al ladrillo se refiere.

Son obras pequeñas, en muchos casos sin unos honorarios atractivos, pero la era de los grandes encargos (y de los medianos) tardará en volver. Son obras rápidas, de alcance local y a las que el profesional puede acceder con relativa facilidad por el boca a oreja.

Inspecciones Técnicas de Edificios. Lidiar con comunidades de propietarios es siempre difícil (los administradores de fincas lo saben perfectamente), pero el mantenimiento del parque de viviendas obliga ya en muchas provincias a realizar estas inspecciones, que permiten determinar el estado de conservación de las mismas y pueden ser determinantes para obtener ayudas estatales. Un buen argumento.

Certificación de eficiencia energética. Este es el trámite burocrático más reciente que se ha sacado el Estado de la manga. No es más que un documento que detalla el rendimiento energético de una vivienda, nueva o de segunda mano, y que es obligatorio tener desde el pasado mes de junio. La dificultad para su elaboración no es mayor que la de redactar una memoria de obra nueva, así que cualquier arquitecto está perfectamente capacitado para redactarlo. Rápido, factible… y de rápido retorno económico.

Informes y certificaciones de todo tipo. Esta opción me ha dado de comer en más de una ocasión; se necesita un cierto arrojo para certificar los defectos en viviendas construidas por otros colegas, y para defender el criterio delante de un juez, pero mucha gente tiene verdaderos problemas en sus viviendas. Y necesita que alguien le ayude a solucionarlos.

Podemos pensar en esto como en una especie de diagnóstico médico: a nadie le gusta estar enfermo, y cuando lo estamos queremos que nos den un remedio rápido y eficaz. Pues lo mismo para el caso de las viviendas; además, los clientes que piden este tipo de servicios suelen ser buenos pagadores.

Colaboración con administradores de fincas y otros colectivos similares. Es una tarea ingrata quizá para quien está acostumbrado a obras grandes, pero nos sorprendería saber la cantidad de gente que desconoce cómo es su vivienda por dentro y a quién acudir cuando necesita hacer reparaciones de un cierto calado en ella. Los administradores saben algo más, pero no mucho, y como cualquier persona, cuando encuentran alguien de confianza que les resuelve los problemas, difícilmente cambiarán de pareja. Y un buen administrador de fincas tiene una buena cartera de clientes potenciales…

Implantación de procesos de calidad y certificados ISO. Muchos arquitectos se han especializado en este tipo de áreas en años anteriores, y la ventaja competitiva es que pueden actuar en cualquier tipo de empresa que solicite este tipo de servicios.

Diseño gráfico. La labor del arquitecto es crear, como la de un escritor, la de un músico, o la de cualquier diseñador en cualquier campo creativo que se nos ocurra, y muchas veces se utilizan el mismo tipo de programas. ¿Por qué no dedicarse, por ejemplo, a crear una imagen corporativa para una empresa, o a diseñar una web con contenidos autogestionables para otro despacho? Yo mismo he diseñado mi imagen de marca y he creado y gestionado mi web profesional; con la cantidad de herramientas que existen actualmente, es del todo posible.

Docencia. Dos de mis antiguos compañeros de trabajo están actualmente dando clases en institutos, y muy contentos con ello. Mi profesor de dibujo en COU era arquitecto. ¿Qué más se puede decir? Sólo una cosa: evidentemente, hace falta algo de vocación docente y una cierta mano con adolescentes hiperactivos, pero, si la tenemos, ya hemos andado buena parte del camino.

Esto, en cuanto a los arquitectos individuales. Mañana, hablaremos sobre las soluciones para los despachos pequeños y medianos.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: