Reseñas – Vivir sin jefe (Sergio Fernández)

¿Qué piensas si alguien te hace una propuesta como la que titula este libro? Seguramente estarás salivando sólo de pensarlo. Pero, inmediatamente, te flojean las piernas, porque nadie te ha enseñado a poner en práctica esa frase. Normal; nos educan para ser buenos soldados, no en vano el sistema educativo occidental proviene de la Prusia del siglo XIX. Y allí, lo que buscaban eran personas obedientes.

Para romper ese paradigma, Sergio Fernández ha creado esta pequeña joya, que lleva ya diecinueve ediciones (ya me gustaría a mí conseguir esa cifra con cualquiera de mis libros) y que fue el primer libro de estas características que cayó en mis manos hace ya casi cuatro años. Hasta tal punto sacudió mis esquemas que, desde entonces, he devorado decenas de libros relacionados con el emprendimiento, pero ninguno ha llegado al nivel de éste, quizá, simplemente, porque fue el que me abrió la puerta a una mentalidad diferente a la que llevaba conmigo desde la escuela.

Lo primero que llama la atención cuando abres el libro es que el índice está estructurado en torno a los errores. Claro, deslumbrado por el título, no caes en la cuenta de que hay un post-it la mar de cuco abajo a la izquierda de la portada que te avisa de ello.

En realidad, el libro entero está enfocado precisamente a evitarlos, por la mentalidad prusiana que te he comentado antes que preside la educación occidental. Y, para desmontar poco a poco esa mentalidad, Sergio estructura su discurso en cinco partes relacionadas entre sí:

1. Errores al planificar el trabajo

¿A qué te dedicarías si no tuvieses que preocuparte por el dinero? Esta es la gran pregunta que todo el mundo debería hacerse. Vivir bien haciendo lo que te gusta no es nada fácil, pero aún lo es menos haciendo cualquier otra cosa. Y aún es peor si uno no sabe qué es lo que quiere hacer de su vida. Sergio se empeña en hacernos comprender que nadie, salvo uno mismo, es el dueño de su propia vida, y que tiene que actuar en consecuencia. No somos soldados.

Lo primero es crear nuestra propia marca, y eso requiere tiempo. El objetivo es muy claro: hacer de esa marca nuestro estilo de vida y nuestra fuente de ingresos, aunque teniendo claro también cuáles son los límites que podemos alcanzar y los que no nos apetece superar. Para eso, hay que saber cuál es nuestro valor añadido y cuáles han de ser los trabajos prioritarios.

2. Errores en el día a día

Cuando ponemos en marcha un negocio propio, cualquier ayuda es esencial para nosotros. Empezando por los clientes que ya tengamos. Ellos son los primeros que nos van a ayudar a darnos a conocer, no en vano el boca a oreja es la principal fuente de expansión de cualquier idea. Y, poniendo en práctica lo aprendido en el punto anterior, lo tendremos más al alcance de la mano.

Para hacerlo más fácil, Sergio nos recuerda que la venta es una parte capital, y que no saber gestionarla nos llevará al fracaso. También habla de lo importante que es mantener la dirección para no malgastar energías persiguiendo un objetivo nuevo a cada momento, o de mantener la palabra que se da a un cliente.

Ser el dueño de nuestras vidas implica ser siempre nosotros mismos, aunque eso a veces pueda incomodar a los demás. Hacer las cosas porque sí o hacer lo contrario de lo que uno cree mejor es una fuente de problemas a muy corto plazo. Aun así, debemos tener claro que no hay una sola manera de hacer las cosas, y si somos capaces de delegar tareas en otros, hemos de dejar que las hagan a la suya, siempre y cuando los resultados estén de acuerdo con lo que nosotros queremos.

3. Errores en la relación con otras personas

Básicamente, no relacionarse. La marca personal del punto 1 es el primer pilar, y el siguiente es aprovechar los contactos que todos tenemos: familia, amigos, conocidos, ex compañeros de trabajo… nunca se sabe de dónde puede salir una oportunidad.

De todos modos, hay personas con las que uno ha de tener cuidado a la hora de trabajar, porque los condicionantes son muy fuertes. Es el caso de la familia o los amigos. Darle una orden a alguien a quien no conocemos es fácil, pero no se puede decir lo mismo cuando es nuestr@ mejor amig@, un hermano o padre.

Sergio nos recuerda que hemos de rodearnos siempre de los mejores, y no importa si nos superan en algún aspecto. Al contrario. Se trata de hacer avanzar nuestro modelo de negocio. Por eso mismo, hay que tener mucho cuidado con los clientes y proveedores, o con depender demasiado de una misma fuente de ingresos.

4. Errores con uno mismo

Este es, tal vez, el punto en el que más fallamos. Aquí, Sergio nos recuerda que hay que hacer algo que de verdad nos guste, y que nos merecemos descansar de todas nuestras obligaciones. Si no, ser nuestro propio jefe será tanto o más estresante que tener uno postizo.

Hay que procurar mejorar siempre, pero sabiendo poner límites al trabajo que hacemos y respetando el descanso que todos necesitamos para rendir en condiciones. Esa mejora también implica optimizar el tiempo que dedicamos a trabajar y reciclarse, porque la verdadera riqueza del mundo actual es la información, y quedarse desfasado u obsoleto es un camino seguro al desastre.

Tampoco hay que olvidar que ser nuestro propio jefe supone correr riesgos, y nos equivocaremos más veces de las que nos gustaría. Aprender de ello es imprescindible.

5. Errores al dejar de trabajar

Por último, es importante tener un concepto adecuado de nosotros mismos, porque si no nos vemos capaces de hacer algo, nunca lo intentaremos. Y, si ese algo es un proyecto personal, se quedará en un cajón.

De todos modos, y para concluir, Sergio nos recuerda que hay que saber desconectar del trabajo y tomarse todo esto como si fuese un juego. Muchas veces no será fácil, porque la apuesta puede ser fuerte, pero mantener la cabeza fría nos ayudará a conseguirlo.

 

Libros como este son capaces de revolucionar la mentalidad de la persona que busque un cambio en su vida. Y, en épocas tan delicadas como la que estamos viviendo, ayudan a ver el mundo de otra manera y a decidir si queremos continuar en el sendero en el que estamos o bien tomar uno nuevo.

 

SIMÓN CASAS

Fundador del sitio web Kenaria, donde comparte su experiencia como escritor y ayuda a otras personas a dar forma a sus historias. Su último libro, co-escrito con el coach financiero Israel Pardo, se titula “Gana el juego del dinero”.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: